Sexualidad y personas mayores

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

La percepción generalizada es que durante la vejez los impulsos y el deseo sexual disminuyen considerablemente. ¿Pero esto es realmente así? Encasillar la sexualidad a un franja determinada de edad, no hace sino ahondar en la estigmatización de la avanzada edad y limitar un segmento de la población adulta, que puede tener una vida igual o más activa. La sexualidad en personas mayores es un tema que muchos consideran tabú y que por ende conviene tratar en el siguiente artículo para superar todas las incógnitas y los estereotipos.

Sexualidad y personas mayores: una realidad incómoda

El rechazo a la sexualidad en la tercera edad es una constante en la sociedad actual. Esta concepción de la realidad de las personas mayores, los sigue empujando a la marginalidad, una discriminación constante por un simple motivo de la edad. Los prejuicios y falsos mitos existentes en torno al tema de la sexualidad no hacen sino que constatar el percepción generalmente negativa asociada a los ancianos y a la vejez. Sin duda, hablar de sexo y personas mayores sigue siendo algo extraño y desconocido, pero no por ello es inexistente. Algunos estudios sitúan que en España el 60% de los mayores de 65 años mantienen relaciones sexuales al menos una vez a la semana.

¿Pueden seguir manteniendo relaciones sexuales las personas mayores?

El envejecimiento no comporta el cese de la actividad sexual. Siempre que sea posible, y a pesar de las limitaciones propias de la edad, la sexualidad se puede vivir de forma muy diversa, e igualmente satisfactoria. Mantener una vida sexual plena, reportará beneficios en otros aspectos como en la salud y en el estado de ánimo. Factores imprescindibles para una vejez plena y en condiciones. Además, el aumento de la esperanza de vida, algunos cambios sociales y culturales, han favorecido a este aspecto.

cuidadores de ancianos en wayalia

¿Qué limitaciones pueden existir?

Ciertamente, existen ciertas limitaciones (tanto físicas como sintomáticas de otras enfermedades) que pueden dificultar una actividad sexual plena y satisfactoria en la población anciana. Y es que con la edad, se suceden algunos cambios fisiológicos que pueden entorpecer o hacer disminuir las ganas de mantener relaciones y condicionar la actividad sexual. Los problemas de movilidad, los dolores en las articulaciones, las enfermedades cardíacas, entre otras dolencias, pueden obstaculizar estas prácticas. Y además de algunas enfermedades o dolencias, también los medicamentos pueden suponer un impedimento para la sexualidad en personas mayores. Ya que algunos efectos secundarios pueden limitar la capacidad sexual de las personas y conllevar una disminución de la libido.

Pero a diferencia de lo que se cree, el apetito sexual no caduca con la edad. La sexualidad en personas mayores es algo que debe tratarse con normalidad y aceptarse tal y como es. Y es importante resaltar que el envejecimiento no afecta a todo el mundo por igual, por lo que adaptarse a las posibilidades de cada uno y aceptar las limitaciones que se tienen, es el primer paso para buscar alternativas que satisfagan las demandas de los ancianos, en busca de una vejez óptima.

Bienestar y vejez

Hablar de sexualidad entre la población anciana incide también en la necesidad de garantizar y poder alcanzar un envejecimiento digno con el mayor bienestar y calidad de vida posible. Desde Wayalia, empresa de asistencia a domicilio, creemos que ante el aumento de la dependencia, como consecuencia de las limitaciones físicas y cognitivas, la mejor alternativa para el bienestar de la tercera edad es contando con cuidadores de ancianos profesionales y con experiencia contrastada. Los cuidados a domicilio son una alternativa accesible para garantizar la mejor vejez con todas las garantías y las mejores condiciones. Un envejecimiento activo es fundamental para la salud, tanto física como mental.

¿Te podemos ayudar?

Comparte el artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario